Ponerte en forma es fácil si sabes cómo

Si de algo se caracteriza enero son de dos cosas: las rebajas y los propósitos. Cómo ya te hablamos de las rebajas hace unos días, hoy vamos a centrarnos en uno de los propósitos más extendidos entre la mayoría de la gente, rivalizando el top1 con «aprender inglés» y «leer más«. Y probablemente sea el que más rápido se abandona también. Estamos hablando, como no puede ser de otra manera de «ponerse en forma«.

healthy-person-woman-sport-large

Este propósito es un clásico, y notable es su efecto en la sociedad. Los gimnasios se llenan de caras nuevas con sus camisetas viejas y pantalones de fútbol, que atiborran las máquinas y las clases de ejercicio. O las calles, con nuevas legiones de runners que trotan a lo largo y ancho de las ciudades con la idea de estrenar sus nuevas deportivas.

Ponerse en forma (para la mayoría de la gente, obviamos aquí personas con problemas médicos), no es complicado. Pero tampoco tan sencillo como está extendido. El cuerpo humano es una maquina que hay que saber tratarla y cuidarla, y eso implica diferentes frentes. La alimentación es un pilar básico. Lo que ingesta el cuerpo es absolutamente fundamental a la hora de ponernos en forma, ya que de igual manera que hacemos una serie de ejercicios u otros según nuestros objetivos, también la dieta que debes seguir debe atender a estos objetivos. Ningún plan de entrenamiento contrarresta una mala dieta. Por ello es primordial realizar una dieta para el objetivo que nos hayamos marcado (muy recomendable acudir a un especialista, no te fíes de cualquier dieta). Si empezamos con una dieta efectiva, habremos adelantado gran parte del camino.

fitness-863081_960_720

En cuanto al ejercicio, de igual manera, hay que saber qué queremos hacer con nuestro ejercicio antes de ponernos a ello. El cuerpo está formado de diferentes componentes, y hay que tener en cuenta todos a la hora de inciarse a hacer ejercicio. Hay bastante desconocimiento al respecto. Perder peso se puede hacer tanto eliminando grasa como perdiendo músculo (que a priori es desaconsejable a no ser que es lo que busques). De igual forma, no es lo mismo tonificar que muscular, y el ejercicio aeróbico de intensidad media/baja (como salir a correr) no son muy eficaces para quemar grasa. Todos los ejercicios, siempre que se realice correctamente y dentro de tus posibilidades, siempre son buenos. La única diferencia es que un tipo de ejercicios son mejores para unas cosas y otros mejor para otras. Ante este desconocimiento profundo, muchas veces se realizan ejercicios de forma incorrecta, como salir a correr para bajar la barriga cervecera, o levantar grandes pesos en el gimnasio con la idea de tonificar. Hay que saber los diferentes ejercicios que realicemos, al igual que la intensidad y el volumen de estos, según el objetivo que queramos.

Ponerse en forma no es complicado, pero tampoco es fácil. No se trata de un propósito si no más un proceso. Ponerse en forma cuesta tiempo y sacrificio, y también menos dinero del que piensas, pero hay que saber cómo ponerse en forma. Por ello, antes de que te calces las zapatillas o vayas a pagar un gimnasio, pregúntate qué quieres hacer con tu cuerpo, y busca la mejor forma de hacerlo. Y ya luego, dale duro.

Deja un comentario