Aún estás a tiempo de cumplir tus propósitos de año nuevo

Ya entrado el mes de enero, empieza una temporada complicada. El tiempo empeora, comienza a notarse los gastos de Navidad y el ímpetu con el que se inicia el nuevo año empiezan a flaquear. Es por ello que el último tramo de enero la cuesta se hace más pronunciada, e incluso se dice que está el día más triste del año, el Blue Monday, el tercer lunes del año. Uno de los principales motivos que propician este malestar son los propósitos de año nuevo. Todos iniciamos el año con muchas ganas, pero según pasan los días cada vez cuestan más. Y es probable que estos días ya estén planteándote seriamente dejarlos aparcados un año más. No desistas, te traemos una serie de consejos para que este año por fin logres tus propósitos de una vez por todas.

1. Elige propósitos realistas y alcanzables

Es muy probable que con todas las ganas con las que empezaste el año, te propusiste cambiar muchas facetas de tu vida. Y casi seguramente, cambiarlas a lo grande. Dejar de fumar mientras aprendes inglés poniéndote en forma, leyendo un libro al mes viajando más, no puede ser tan difícil. No intentes abarcar tanto, elije 2/3 propósitos que quieras modificar ya y sé firme con ellos. Una vez los cumplas podrás empezar con los siguientes.

2. Piensa a lo grande, actúa en pequeño

Igual que no hay que pecar en exceso, tampoco te quedes corto. Tienes que pensar en grandes cambios. Una vez hayas decidido tu meta final, divide el propósito en objetivos más pequeños. Y a continuación márcate objetivos más pequeños y fáciles de cumplir. No vas a aprender a hablar inglés de un día para otro, pero si quieres mejorar el speaking, aprender palabras nuevas y su pronunciación es una parte importante. Y aprender 5 palabras nuevas al día no parece tan complicado. Pues 5 palabras al día son al final del año más de 1800 palabras al final del año. Eso sí es un buen objetivo, ¿no?

3. Tus propósitos tienen que ser tu día a día

Uno de los principales errores que se realizan a la hora de empezar con los propósitos es la de hacerlos como un añadido en tu vida. «Ya saldré a correr en el fin de semana«, «Mañana fumaré menos«, «En verano viajaré más«… Al final estas frases se convierten en excusas. Los propósitos, al igual que escalables, deben ser continuos. No se trata en cambiar algo de tu vida, sino adaptar tu vida a este cambio. Viajar a Brasil un mes en verano suena genial. Pero ir esta semana a una exposición o museo puedes hacerlo ya. Al igual que ir el fin de semana de viaje en coche a algún sitio cercano. O visitar esa ciudad a la que no has ido aún en la semana de vacaciones que aún te queda.

4. Comparte tus propósitos

Tener otra persona con la que hacer los mismos objetivos es una buena forma de darle un empujón a tu propósito. Elige personas que confíes en ellas y que no vayan a ser un lastre, así como diferentes personas según qué propósitos. Si donde más fumas es en el trabajo, busca a ese compañero para dejar de salir de fumar juntos.

5. Mídete, júzgate y recompénsate

Tras un tiempo realizando los objetivos es momento de ver cómo te ha ido. Sé exigente, al igual que te has propuestos pequeños objetivos fácilmente alcanzables, oblígate a cumplirlos. Crea una serie de recompensas si cumples tus objetivos, más pequeñas o más grandes según el objetivo. Date recompensas responsables, comprar chocolate por haber salido a correr toda la semana no es aconsejable, pero sí lo es comprarte una camiseta nueva para hacer ejercicio.

via GIPHY

Deja un comentario