El día que el GIF volvió a ser el rey de Internet

Prácticamente fue de un día para otro. De ser un recurso molesto y caduco, a ser la sensación del momento. Los GIF’s se han convertido en los reyes de Internet. Han cambiado la forma de comunicarnos, haciéndola más creativa y divertida. De la misma forma que supuso la aparición de los emoticonos, sobre todo en la era de Messenger, donde proliferaron y también aparecieron los primeros GIF’s para la comunicación entre usuarios. Sin embargo, durante muchos años fueron relegados a un segundo plano y casi a su extinción. Hasta la llegada de Tumblr, donde gracias a sus usuarios resurgieron para convertirse en la sensación que son ahora.

La revolución en la red

Parece que los GIF’s aparecieron con Internet, y prácticamente así fue. Y es que la creación de Compuverse, nació hace más de 25 años por la necesidad, en una época en la que Internet se extendía por las casas del ciudadano de a pie y los módems te dejaban sin poder hablar por teléfono. Fueron los años de los primeros buscadores como Altavista, Ozú o Yahoo y en aquel momento pasar imágenes por la red era una tarea prácticamente imposible. Es por ello que este formato, con un ratio de compresión asumible por los módems y que permitía ofrecer imágenes con una calidad más que razonable para aquella época, se convirtió en toda una revolución.

El GIF (Graphic Interchange Format), fue un soplo de aire fresco en una época en el que el diseño en Internet brillaba por su ausencia. La posibilidad de insertar imágenes en movimiento provocó que la red se inundara de todo tipo de dibujos e iconos, muchas veces en abuso. Era tal la novedad que todo el mundo quería este elemento gráfico en sus página web, que pronto se llenaban con banners, pop-ups o iconos. Una cantidad a veces abrumante que marcaron una época de Internet, pero que con el paso de los años acabó por desaparecer.

Del olvido al estrellato

Internet es un mundo complejo, altamente dinámico y muy cambiante. Es por ello que los triunfos son cada vez más efímeros, y acaparar la atención viene tan rápido como se va. La aparición de nuevos formatos como los blogs o las primeras redes sociales provocó un cambio en la web y la forma de entenderla. Pero sobre todo un ancho de banda que aumentaba cada año, posibilitando la carga y descarga de imágenes, canciones y vídeos gradualmente. Todo ello provocó el desuso de los GIF’s ahora sin una función clara en la red, ya que había sido sobrepasado tanto por imágenes como por vídeos, con una calidad mayor que ya era posible.

Así pues, no ha sido hasta los últimos años cuando se ha visto el resurgimiento del GIF. Precisamente los nuevos cambios que están provocando la socialización de Internet y el auge de las nuevas redes que priman la comunicación de usuarios han rescatado este formato. En un momento que el audiovisual es el canal que prima por encima de todos, han provocado que el GIF se posicione como el nuevo rey de Internet. Siendo menos pesado que un vídeo (ya sea de Youtube o Vine), la posibilidad de plasmar fragmentos de este en formato de imagen lo convierten en el formato idóneo para chats y redes sociales cuyas mayores bazas son la inmediatez y la instantaneidad.

Giphy: la nueva consagración del GIF

Durante años, el GIF se trató como una imagen, y es por ello que por aquél entonces había que indagar por la red buscándolos de forma más o menos efectiva. El atractivo que suponían se materializó en los últimos años en plataformas de blog como Tumblr, en el que muchos usuarios creaban blogs propios que coleccionaban estos GIF’s dispersos en temáticas oportunas. Así, muchos de estos Tumblr se convirtieron en referencia a la hora de buscar el GIF apropiado.

Y ante esta necesidad apareció Giphy, la plataforma definitiva que ha encumbrado este formato. En sus inicios se planteó como una base donde almacenar los GIF’s que los usuarios iban subiendo. Sin embargo, con el tiempo ha acabado por convertirse en la referencia de este formato. Y es que Giphy permite la creación de tus propios GIF’s, y ha llegado acuerdos con importantes empresas como Disney, series como Juego de Tronos o famosos como Katy Perry, con los que crear contenido oficial y exclusivo en este formato.

Deja un comentario