5 tendencias que han marcado la London Fashion Week Men’s

Con el año recién empezado, ya hemos podido ver los primeros avances de lo que serán la temporada otoño/invierno 2017. Y es que el pasado fin de semana Londres ha acogido la London Fashion Week Men’s, el formato masculino de la semana de la moda de la capital británica. Con un fuerte carácter antibréxit, ya desde el discurso de inauguración del alcalde de Londres, Sadiq Khan, y con reivindicaciones políticas como la que se pudieron ver en el desfile de la considerada madre de la moda punk, Vivienne Westwood, que vuelve a casa tras dejar Milán.

Pero sobre todo con experimentación y exceso. Pues si de algo se ha caracterizado Londres, es de ser el lugar ideal para diseñadores jóvenes y atrevidos. No pilló a nadie por sorpresa que, además de los pesos pesados que se esperaban, la semana de la moda masculina londinense estuviera plagada de debutantes. Y no hay que perder de vista estos nuevos valores, no es casualidad que los tres Louis Vuitton Prize, uno de los galardones más importantes del sector, que se han dado hasta ahora, hayan caído en manos de diseñadoras que trabajan o presentan en Londres.

1. Desfiles mixtos

Los desfiles mixtos son cada vez más comunes. Pesos pesados como Burberry o figuras como Kenzo ya han dejado de presentar sus colecciones por separado, por eso no es de extrañar que en esta ocasión hasta 10 firmas se hayan decidido a presentar ambas colecciones en un mismo desfile. Incluso la misma Vivienne Westwood, que presentó tanto Men como Red, la línea masculina y femenina respectivamente. No es casualidad, ni necesariamente viene por cuestiones económicas. A la hora de presentar una visión en ocasiones diferenciar por género es una forma de diluir el mensaje. Puede ser hasta contradictorio. Pues como se pudo ver en el desfile de Vivienne Westwood, donde la diferenciación de genero queda totalmente desdibujada de forma intencionada.

2. Oversize

El desenfreno en su forma más obvia. El próximo invierno veremos piezas grandes y amplias donde la figura masculina se pierde dentro de la prenda. Y para ello conseguirlo de formas tan dispares como jerseys de forma abultada, ya sea en el uso de la lana como vimos en la aplaudida colección que presentó J.W. Anderson. También se pudo ver cómo el uso del patchwork seguirá siendo una constante el próximo año, y es que el uso de la confección multicapa con diferentes piezas no ha perdido fuelle. El caso más representativo el que le dio Craig Green a su colección.

Una foto publicada por J.W.ANDERSON (@jw_anderson) el

Una foto publicada por CRAIG GREEN (@craig__green) el

3. Espíritu 90’s

Fue la década en la que Londres se convirtió en la capital de la cultura mundial, y a ella han querido homenajear. La influencia de esta década está siendo una de las más interesantes en las últimas temporadas. Y en Londres, como era de esperar, vimos su cara más atrevida y juvenil. Reminiscencias de las raves de la época, como el uso de los colores neon, de forma descarada, en piezas acolchadas. Como las que pudimos ver tanto en el desfile de Topman Design. Una defensa a la cara menos canónica de la moda, pero sí la más provocativa de esta empresa de retailing. Y es que esta década, y sus figuras más representativas, están a la orden del día. Llamativos fueron los Power Rangers que Bobby Abley hizo desfilar el pasado fin de semana.

Una foto publicada por Topman (@topman) el

Una foto publicada por bobby abley™ (@bobbyabley) el

4. La moda athleisure continúa en buena forma

Y no precisamente su variante más recatada. La ropa deportiva sigue sin bajarse de las pasarelas, y en Londres varias firmas han vestido a sus modelos con chándal. En muchos casos de estilo desenfadado, que se aleja y mucho de los cánones más clásicos de la moda. Poco importa en la semana de la moda de la capital británica. El estilo athleisure bien puede integrarse en colecciones más formales como la de Astrid Andersen, o en desfiles donde se homenajea la cultura underground con mucho acierto como en el de Chritopher Shannon.

Una foto publicada por Astrid Andersen (@astridandersens) el

Una foto publicada por @christopher_shannon el

5. Provocación y descaro

Y es que esta edición de la London Fashion Week Men’s no ha perdido fuelle de lo que nos tenía acostumbrados. Por ejemplo el desfile de Michael Shannon, uno de los más acostumbrados a presentar el lado más gamberro del mundo de la moda. En esta ocasión no dudo en añadir en su colección una serie de logos falsos de grandes marcas con juegos de nombres, con una clara intención provocativa. Como la de Katie Eary presentando divertidos pijamas de colores con estampados de lo más variopintos. Incluso con oso de peluche de la mano de sus modelos.

Una foto publicada por @christopher_shannon el

Una foto publicada por Katie Eary (@katieeary) el

Deja un comentario